¿Por qué es importante la vitamina C?

Dentro de las vitaminas, una de las mas conocidas es la vitamina C, pertenece al grupo de las vitaminas hidrosolubles, esto significa que las cantidades sobrantes de esta vitamina salen de nuestro organismo por la orina, y por tanto es necesario asegurar una ingesta completa diaria.

La vitamina C, al igual que otras vitaminas y minerales tiene muchas y muy variadas funciones, es necesaria para el crecimiento y reparación de los tejidos en todas las partes del cuerpo, ya que es necesaria para la síntesis de colágeno y tiene funciones muy importantes como:

  • Interviene en la formación de la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.
  • Forma y repara los huesos, cartílagos y dientes.
  • Permite sanar los tejidos y formar cicatrices adecuadas cuando hay una herida en la piel.
  • Interviene en la producción de neurotransmisores cerebrales que afectan el estado de ánimo.
  • Interviene en la producción de energía por medio de las grasas.
  • Interviene en el metabolismo del colesterol y sales biliares.
Suplemento de vitamina C

Suplemento de vitamina C

 

Muchas personas piensan que funciona como un tratamiento contra enfermedades gripales, sin embargo, no se ha demostrado que una infección mejore cuando se agrega esta vitamina al tratamiento, aunque al parecer quienes toman suplementación de manera frecuente tienen periodos mas cortos y menos intensos de cuadros gripales.

La vitamina C tiene además funciones antioxidantes, es decir bloquea de manera parcial el daño causado por los radicales libres de tal manera que su función es protectora.

Los radicales libres son la respuesta del organismo ante agresiones como infecciones, exposición a contaminantes y tóxicos, pero también se ha asociado al envejecimiento celular.

Aunque los radicales libres debieran ser en principio para nuestra protección pueden originar la aparición de enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y articulares.

 

La vitamina C se encuentra de manera natural en algunas frutas como la guayaba, el mango, el kiwi, papaya, cítricos, frutos rojos, sandía, piña y melón. Esta presente también en vegetales como el brócoli, pimientos verdes y rojos, verduras de hoja, papa, repollo y jitomate.

 

Frutas con vitamina C

La vitamina C se encuentra en cítricos, guayaba, kiwi, frutos rojos, sandía, piña y melón. También en verduras como brócoli, pimientos, verduras de hoja, papa repollo y jitomate

 

Existen formas en que se destruyen las vitaminas de la dieta, cortar y preparar los alimentos con mucha antelación, formas de cocción largas, el microondas, por lo cual las mejores fuentes son las de alimentos crudos y recién preparados.

No existe al parecer diferencia entre la vitamina ingerida naturalmente y la suplementación, asegurar la ingesta es muy importante, pero no es recomendable ingerirla en exceso ya que pudiera favorecer la presentación de litiasis renouretral.

Algunos síntomas de deficiencia de vitamina C son anemia, encías sangrantes, infecciones de difícil resolución, mala cicatrización de las heridas, resequedad en la piel, dolor de articulaciones, formación de moretones fácilmente, gingivitis, sangrados nasales, debilidad de esmalte dental y en casos graves una enfermedad que se conoce como escorbuto.

¿Sabías que el nutriente por excelencia de la guayaba es la vitamina C?. La cantidad de vitamina C de la guayaba es siete veces superior a la naranja.

 

 

¿Como ayuda el ejercicio en nuestro metabolismo?

Algunas personas que llegan a mi consulta me han comentado que intentan perder peso haciendo ejercicio pero no lo logran y acaban abandonándolo.

 

En realidad el ejercicio físico rara vez funciona para perder peso, sin embargo es prácticamente INDISPENSABLE para lograr mantener un peso adecuado y tiene otras muchas funciones.

El músculo es un órgano que tiene una función endocrinológica, es decir, produce substancias que tienen efecto a otros niveles del organismo, y que conocemos con el nombre de Miokinas.

 

Hacer ejercicio tiene múltiples beneficios

Quienes hacen ejercicio tienen mayores requerimientos metabólicos y pueden mantener su peso más fácilmente

 

Una de estas Miokinas es la Irisina; podría decirse que la mayoría de los efectos benéficos del ejercicio dependen de la producción de ésta hormona. Se encarga sobre todo, de la producción de calor y energía, lo que mejora la capacidad metabólica del músculo, efecto que se mantiene a lo largo del día y que es una de las razones por las que, quienes hacen ejercicio, tienen mayores requerimientos metabólicos y por tanto pueden mantener su peso mas fácilmente.

La Irisina tiene además la capacidad de mejorar la inmunidad y disminuir la inflamación en todos los tejidos.

En el cerebro la Irisina puede pasar la membrana hematoencefálica, por lo que mejora la cognición, la memoria y disminuye la aparición de enfermedades neurológicas.

De la misma manera la Irisina logra transformar tejido adiposo blanco (que almacena grasa) por tejido adiposo marrón (grasa benéfica y protectora que “consume” lípidos para producir calor), logrando una cantidad de grasa corporal adecuada.

 

Tejido muscular

El ejercicio favorece la producción de fibras musculares

 

Otra de las funciones benéficas del ejercicio es mejorar la resistencia a la insulina con lo cual mejora de manera notable la regulación de la glucosa en sangre, situación especialmente benéfica en los pacientes con Diabetes Mellitus.

Adicionalmente la producción de Irisina por el ejercicio favorece la producción de fibras musculares, lo cual incrementa la formación de vasos sanguíneos.

Éstos son solo algunos de los importantes efectos benéficos del ejercicio, te invito a realizarlo.

 

¿Mediciones para el cuerpo?

Desde hace muchos años el sobrepeso y la obesidad han intentado medirse. Alrededor de los años cuarenta el sobrepeso no era considerado como tal, de hecho, estéticamente las mujeres delgadas no eran el ideal social, pero sí aquellas cuya cintura se dibujaba enmarcada en un busto abundante, redondo e interesantemente dibujado por corpiños con encajes cuyo remate maravilloso era una frondosa cadera con piernas abundantes. En el caso de los caballeros la prominencia del abdomen, una espalda ancha con lonja posterior baja y con piernas no muy gruesas eran suficientes. Hoy los conceptos son diferentes, más allá de ser estéticos se han convertido en asuntos de salud.

El sobrepeso tardo más tiempo que la obesidad en ser considerado una enfermedad pero desde hace veinte años se conoce el daño inmenso que puede expresar al cuerpo, de forma silenciosa.

 II-088

Así las cosas, de lo estético a lo orgánico estas dos enfermedades tuvieron que encontrar una manera de hacerse creíbles, de poder diagnosticarse; fue cuando se recurrió a un índice matemático que se conoce como “índice de masa corporal” que consiste en expresar el peso en kilogramos y el cuadrado de la estatura en metros cuadrados, el valor obtenido no es constante y varía con la edad y la altura; fue ideado por un estadístico belga llamado Adolphe Quelet. Aunque esta medición resulta muy útil a nivel poblacional, con lo cual los médicos podemos tomar decisiones en muchos individuos o logramos que un doctor en su consultorio convencional ubique a personas en riesgo, lo mejor para generar un diagnostico exacto en un paciente especifico, son otras mediciones.

La tecnología ha permitido a los especialistas en las enfermedades metabólicas contar con aparatos que miden cómo se distribuyen en el cuerpo el agua, los músculos, los huesos y la grasa, logrando así diagnósticos mucho mas certeros.

Éstos aparatos que iniciaron con instrumentos que incluían rayos X y necesitaban grandes instalaciones, en la actualidad es posible tenerlos integrados mediante una computadora habitual y la técnica de bioimpedancia en un consultorio. No son aparatos de uso común, pero en unidades especializadas como las nuestras contamos con los de última generación, es así como logramos crear una de las piezas del “mapa” del cuerpo de nuestros pacientes. Este procedimiento es similar al de solo pesarse en una báscula convencional, no utiliza rayos X y lo mejor, permite que el paciente gráficamente observe en donde vive esa grasita que no se quiere ir.

Les deseo un día maravilloso, sin olvidar que en el cuerpo se distribuye la grasa y el músculo a favor o en contra de, su salud.


 

El mejor horario para comer

Alguna vez has escuchado el refrán que dice:

“Desayuna como un Rey, almuerza como un Príncipe y cena como un Mendigo”.

En realidad lleva mucha razón. Como en una gran cantidad de funciones biológicas el ritmo circadiano es muy importante, tiene que ver con el la producción de hormonas y substancias dependiendo de la luz del sol (día / noche). De acuerdo a la hora del día, nuestro cuerpo reacciona distinto a los alimentos, y produce energía o grasa para almacén.

Durante la mañana tenemos una mayor cantidad de hormonas que producen energía, estas hormonas necesitan alimentos rápidamente para funcionar de mejor manera, por eso es que un desayuno temprano es muy necesario; por el contrario, por la tarde, se produce una supresión de estas hormonas, por eso es que sentimos un “bajón” y tenemos deseos de dulces y comilonas nocturnas.

Horario de comidas

Cuida tu horario de comidas

Es importante enfocar comer la mayor cantidad de alimentos durante la mañana y el medio día con un buen desayuno, comer temprano y por la noche una merienda a buena hora y mucho mas ligera; esto siempre acompañado de una suficiente ingesta de proteínas que además ayudan a mitigar la ansiedad por comer de más.

La regularidad es también importante.

Se recomienda hacer tres comidas principales y dos tentempiés, de tal manera recibas, preferentemente a la misma hora del día, un alimento cada tres o cuatro horas.

De esta manera los mecanismos que general grasa para el ahorro se “relajan” porque disminuye la expresión de genes ahorradores (genes que favorecen la acumulación de grasa corporal) y la síntesis hormonal mejora, redundando en una mayor facilidad para mantener el peso corporal.

Hay un estudio muy interesante realizado en la Universidad de Murcia en que se comparan dos grupos de pacientes sometidos a un proceso de pérdida de peso; ellos compartían dieta similar, hábitos de sueño y actividad parecidos, pero con horarios de comida diferentes. El primer grupo hacía la comida principal temprano y el segundo grupo después de las tres de la tarde. Se observó que quienes comen tarde pierden hasta un 25% menos peso que los pacientes que comen temprano, con lo cual se demuestra que no solo es importante qué se come sino cómo y a qué hora se come.

 


 

¿Recomenzar la dieta?

Las fiestas de fin de año son una oportunidad para convivir con familia y amigos, pero también son un periodo difícil para mantener la figura; la abundancia en alimentos y bebidas en las fiestas hacen estragos en la báscula.

En enero estamos listos para solucionarlo, decidimos “Voy a comenzar la dieta”, el problema es pensar en ello como algo momentáneo, tomamos cualquier dieta o nos inventamos una, y generalmente comienza a funcionar, pero en el momento en que el esfuerzo termina y regresamos a la alimentación de siempre, volvemos a subir y quizá muchos mas kilos de los que habíamos bajado.

dieta

Recomenzar la dieta

 
¿Como hacer entonces? Estoy convencida que lo primero es dejar de pensar en soluciones momentáneas o mágicas. Mantener el esfuerzo es vital; la idea es, si perder peso, pero hacerlo de manera definitiva. Es importante adoptar nuevos estilos de vida, y no solo hábitos alimentarios adecuados.

Sentirse bien es excelente, pero no solo en Enero, sino todo el año, lo adecuado es lograr un régimen que se adapte a ti, pero sobretodo que te permita no solo perder peso sino lograr tus objetivos de ser posible para siempre.

Enero es un gran mes para iniciar un cambio importante en tu vida, pero sobre todo es una oportunidad de reinventarte y lograr algo maravilloso ¡Buena Suerte!