El mejor horario para comer

Alguna vez has escuchado el refrán que dice:

“Desayuna como un Rey, almuerza como un Príncipe y cena como un Mendigo”.

En realidad lleva mucha razón. Como en una gran cantidad de funciones biológicas el ritmo circadiano es muy importante, tiene que ver con el la producción de hormonas y substancias dependiendo de la luz del sol (día / noche). De acuerdo a la hora del día, nuestro cuerpo reacciona distinto a los alimentos, y produce energía o grasa para almacén.

Durante la mañana tenemos una mayor cantidad de hormonas que producen energía, estas hormonas necesitan alimentos rápidamente para funcionar de mejor manera, por eso es que un desayuno temprano es muy necesario; por el contrario, por la tarde, se produce una supresión de estas hormonas, por eso es que sentimos un “bajón” y tenemos deseos de dulces y comilonas nocturnas.

Horario de comidas

Cuida tu horario de comidas

Es importante enfocar comer la mayor cantidad de alimentos durante la mañana y el medio día con un buen desayuno, comer temprano y por la noche una merienda a buena hora y mucho mas ligera; esto siempre acompañado de una suficiente ingesta de proteínas que además ayudan a mitigar la ansiedad por comer de más.

La regularidad es también importante.

Se recomienda hacer tres comidas principales y dos tentempiés, de tal manera recibas, preferentemente a la misma hora del día, un alimento cada tres o cuatro horas.

De esta manera los mecanismos que general grasa para el ahorro se “relajan” porque disminuye la expresión de genes ahorradores (genes que favorecen la acumulación de grasa corporal) y la síntesis hormonal mejora, redundando en una mayor facilidad para mantener el peso corporal.

Hay un estudio muy interesante realizado en la Universidad de Murcia en que se comparan dos grupos de pacientes sometidos a un proceso de pérdida de peso; ellos compartían dieta similar, hábitos de sueño y actividad parecidos, pero con horarios de comida diferentes. El primer grupo hacía la comida principal temprano y el segundo grupo después de las tres de la tarde. Se observó que quienes comen tarde pierden hasta un 25% menos peso que los pacientes que comen temprano, con lo cual se demuestra que no solo es importante qué se come sino cómo y a qué hora se come.

 


 

Leave a Reply